¡No más abdominales!

Dejar un comentario
abdominales

Como habréis deducido al leer el título, hoy toca hablar de los abdominales y no, todavía no me he vuelto loco. Seguid leyendo y os enteraréis de que va la cosa.

Si bien es cierto que trabajar específicamente la zona abdominal aporta grandes beneficios, en algunos casos puede llegar a ser perjudicial e innecesario.

Por ejemplo, las personas que practican algún deporte o prueba específica donde sea necesario tener un abdomen fuerte o simplemente se tiene un mal tono muscular, sin duda recomiendo realizar este tipo de trabajo 2 o 3 veces por semana pero, de no ser así o una vez se consigue un tono correcto, es innecesario y en algunos casos perjudicial.

¿Qué ocurre en nuestro cuerpo cuando hacemos abdominales?

Cuando hacemos abdominales, estos ganan volumen y se vuelven más prominentes. Recordad que no dejan de ser un músculo como cualquier otro y como tal, se desarrollan.

En personas normales que se inician en el deporte o llevan algunos meses, por lo general tienen una gran falta de tono muscular en la zona abdominal por lo que trabajarla mejorará bastante su salud, tanto a nivel de rendimiento como a nivel de lesiones o simplemente ayudando a evitar dolores de espalda.

El tema que nos interesa hoy, llega cuando ya se tiene un buen tono muscular y lo que se busca es la estética. 

¿Existe algún motivo para seguir trabajándolos de la misma forma que antes?

Desde mi punto de vista y seguro que desde el de algún otro, trabajarlos igual que antes es una tontería, al menos si lo que buscas es estética y mantener una buena salud. Cuando ya se tiene un buen tono, realizar ejercicios básicos de pesas será más que suficiente para lograr mantener el abdomen en buenas condiciones.


Lo que si recomiendo y lo que yo hago de vez en cuando, es trabajar el abdomen con un ejercicio isométrico al finalizar cada sesión de pesas. Por ejemplo, un día plancha frontal, otro día plancha lateral y otro día dragon flag con 4 series al fallo.


Son ejercicios que trabajaran el abdomen transverso, que se encarga de mantener todo en su sitio y dar ese aspecto de vientre plano.


¿Por qué solo isométricos?


Los isométricos por lo general trabajan en mayor medida el transverso, lo que nos dará un vientre más plano como resultado de un buen tono muscular pero, si trabajamos el resto abdominal y oblicuos en exceso, el resultado será un abdomen abultado, que dará un aspecto de vientre hinchado, lo que también se conoce como dilatación o distensión abdominal.



"Si hacéis memoria, seguro que recordáis alguna imagen de algún fisioculturista con barriga de "embarazado". Pues eso es la dilatación abdominal pero en su caso llevada a un extremo por las sustancias que utilizan.
En vuestro caso, seguro que alguna vez después de comer o beber, habréis notado el abdomen anormalmente hinchado. Pues es más de lo mismo, pero tranquilos existe un remedio que luego os contaré."

Cuando trabajamos el abdomen como se viene haciendo tradicionalmente, (crunch, inferiores, oblicuos...) lo que estamos haciendo es dar volumen a nuestro recto abdominal y oblicuos, dejando el transverso un poco a su suerte.

Si además de eso, fortaleciésemos específicamente el transverso, el problema de los órganos contra la pared abdominal se resolvería, pero nuestro recto abdominal y oblicuos tendrían a la larga un tamaño que darían un aspecto "extraño" y de grasa localizada respectivamente.

¿La solución? Muy simple, cuando alcances un tono y un tamaño aceptable y que se corresponda con el resto de cuerpo (para tener cierta simetría), deja de trabajarlos o realiza isométricos tal y como he explicado antes.

Ahora bien, es posible que ya hagáis todo esto y como me sucede a mí, al beber o al comer se te hincha el abdomen de una forma exagerada aunque tengas poca grasa. 

En estos casos yo recomiendo hacer dos cosas:
  1. La primera y la más cómoda, tumbarse boca arriba con las piernas en alto durante 15-30 minutos después de cada comida. Si lo se, muchos no tendréis tiempo, pero es una buena opción si la podéis realizar.
  2. La otra opción, es realizar hipopresivos o un vaciado abdominal. Esto lo podéis realizar sentados, por el camino al trabajo o donde sea. Consiste en expulsar todo el aire del abdomen e intentar "que el ombligo toque la espalda con por ejemplo 4 series de 3 o 4 repeticiones.
Son pequeños consejos que pese a parecer una tontería, funcionan y realmente, cuando has pasado todo el trabajo y por fin tienes un porcentaje bajo de grasa y los abdominales marcados, fastidia que se te dilate el abdomen y parezca que tienes barriga.

Resumiendo

No, todavía no me he vuelto loco y hacer abdominales no es malo pero, si es por estética y quieres mantener una buena simetría te recomiendo seguir estos pequeños consejos sobretodo cuando el porcentaje de grasa es bajo ya que es cuando más se aprecia esta situación.

Si por el contrario eres del que los realiza simplemente por mantener una buena salud, como ya he dicho, si entrenas de forma habitual y ya tienen un buen tono, no sería necesario seguir machacándolos de la misma manera, simplemente con unos cuantos isométricos sería más que suficiente y ahorrarás bastante tiempo.

0 comentarios:

Publicar un comentario