¿El sexo interfiere realmente con el entrenamiento?

Dejar un comentario
Hola a todos!!

El día de hoy, veremos si el sexo interfiere realmente con el entrenamiento.

Para empezar, ¿por qué podría afectar tener relaciones sexuales a la hora de llevar a cabo nuestro entrenamiento?

La creencia más extendida es que tener relaciones sexuales o masturbarse, disminuye la cantidad de testosterona en nuestro cuerpo y por tanto, nuestro rendimiento se ve perjudicado y lo que es peor, impide ganar masa muscular correctamente.


"Existen casos extremos donde el entrenamiento se pone por delante de todo lo demás, rechazando completamente cualquier práctica sexual."


sexo y entrenamiento

Investigando, he encontrado varios estudios que como veremos a continuación, afirman algo distinto a estas creencias populares y gracias a ellos, responderemos las siguientes preguntas que desde mi punto de vista, son suficientes para descubrir si el sexo interfiere realmente con el entrenamiento.
  1. ¿La abstinencia aumenta los niveles de testosterona?
  2. ¿Los estímulos sexuales aumentan los niveles de testosterona?
  3. ¿Que ocurre si tenemos relaciones sexuales antes del entrenamiento?
Apoyándome en estos estudios, responderé la primera cuestión, la cuál reafirmará o desmontará la creencia popular de que la práctica sexual disminuye los niveles de testosterona.
  • En el primer estudio y más antiguo de los que veremos que he encontrado, se afirma que los niveles de testosterona a largo plazo no se ven afectados por la práctica sexual pero que después de un periodo de abstinencia, los niveles de testosterona se ven aumentados. (Quizás de aquí salga la creencia que menciné anteriormente)
  • En el segundo estudio se aprecia un fenómeno, el cual afirman que está causado por la eyaculación en el que al 7 día de abstinencia se produce un pico en los niveles de testosterona que alcanza un 145,7 %. También indican que al estar causados por la eyaculación, si después de estos 7 días no se tiene un orgasmo, este aumento no se volverá a producir.
  • En el tercero de estos estudios, se investigó si la abstinencia reducía o aumentaba los niveles de testosterona, obteniendo los siguientes resultados: Durante 6 días de abstinencia, los niveles de testosterona no se vieron modificados pero llegado el 7 día, se produjo un pico en estos niveles, aumentando drásticamente un 145,7% la cantidad de testosterona con respecto al nivel base. Esta situación no se mantuvo en el tiempo ya que, al 8 día, los niveles bajaron tan rápido como subieron. La conclusión fue la misma que la del segundo estudio. Si pasados esos 7 días no se eyacula, los niveles de testosterona bajan rápidamente y este fenómeno no se volverá a repetir si continúa la abstinencia.
La conclusión de todo esto y la respuesta a la primera pregunta, es que la abstinencia no aumenta los niveles de testosterona a largo plazo, es más, pueden verse reducidos ya que la práctica sexual ayuda a mantener e incluso elevar los niveles de testosterona.




Para responder a la segunda pregunta, utilizaré 2 estudios. En estos estudios se investigó si los estimulos sexuales pueden aumentar la testosterona en sangre, entendiendo por estímulos sexuales que no existe orgasmo.

  • El primero demostró que con tan solo 10 minutos visualizando contenido pornográfico aumentaba la cantidad de homona luteinizante (regula la secreción de testosterona en los hombres) y testosterona en sangre. 
  • En el segundo estudio que aparece en New Scientist, observaron que visualizar material pornográfico durante 15 minutos aumentó los niveles de testosterona. Aumentó los niveles de testosterona no solo en los hombres, si no también en las mujeres en un 100% y un 80% respectivamente.
Esta práctica podría aumentar el rendimiento durante los entrenamientos tanto en hombres como en mujeres debido al incremento de la testosterona en sangre. 

Por último y respondiendo a la tercera pregunta, ¿qué ocurre si tenemos sexo antes de entrenar?

Ahora que sabemos que tener un orgasmo no influye negativamente en los niveles de testosterona... ¿crees que lo más correcto es tener este tipo de relaciones antes de entrenar? La respuesta en este caso, sigue siendo no.  Después de tener un orgasmo, nuestro cuerpo libera endorfinas que actúan como sedantes lo cual nos deja una sensación de cansancio o debilidad.

El periodo mínimo de descanso recomendado entre la actividad sexual y el entrenamiento, son de unas 4 horas aproximadamente.




La conclusión de todas estas preguntas, es que el sexo, a no ser que se practique antes de entrenar, no influye de forma negativa en los entrenamientos. Además de esto, hasta el momento, está demostrado que mantener una vida sexual activa tampoco interfiere negativamente en la producción normal de testosterona y la abstinencia, no aumenta sus niveles.


0 comentarios:

Publicar un comentario