Ejercicio y asma | ¿Incompatibles?

4 comentarios
ejercicio y asmaA grandes rasgos, el asma es una enfermedad que inflama y estrecha las vías respiratorias dificultando la respiración de las personas que lo padecen y un ataque puede verse desencadenado por diversos motivos.
  • Exposición a alérgenos.
  • Exposición a algunos medicamentos.
  • Humo.
  • Productos químicos.
  • Aire frío, actividad física y miedo o enfado extremo.
Para muchos, esto es una excusa perfecta para no realizar ejercicio, sobretodo en niños a los que no le gusta practicarlo y lo utilizan para no realizar la clase de educación física. En muchas ocasiones, esto no es solo culpa de los niños, si no de los padres que ven con malos ojos la relación entre ejercicio y asma, pensando que a sus hijos les va a pasar algo y eso es lo que le transmiten a sus hijos.

"Recuerdo compañeros de clase con esta enfermedad, que en cuanto nos mandaban dar 2 vueltas al campo y antes de empezar, ya se estaban quejando porque les faltaba el aire. Al rato, corrían 3 veces más distancia en tiempo récord para no perder el autobús sin que les faltase el aire."

¿Hay algo de cierto es todo esto?, ¿Son el ejercicio y asma realmente incompatibles?

Esto no es totalmente cierto. El ejercicio podría estar contraindicado si se sufre asma y se dan ciertas condiciones en las que la persona, se ve expuesta a sustancias que le producen alergia o repercutan en la capacidad respiratoria (polen, ácaros, pelo de animales, humo, tabaco...), se le ha olvidado tomar la medicación o si no está totalmente controlada la enfermedad. 


En el resto de casos, el ejercicio no solo no está contraindicado, si no que es beneficioso y puede ayudar a controlar la enfermedad con más facilidad.


"En contraposición con los compañeros que he mencionado hace un momento, tengo amigos que con asma más grave que ellos, han llegado a competir en campeonatos de España en distintas disciplinas por lo que, queda claro que el asma no es un impedimento."

Es completamente factible realizar una actividad física si se tiene asma, simplemente se tienen que tomar ciertas precauciones.

    ejercicio y asma
  • Tener siempre a mano el inhalador.
  • Tomar siempre la medicación prescrita por el médico.
  • No iniciar una actividad física si no se tiene controlada la enfermedad.
  • Evitar realizar ejercicio si hay mucho polen, polvo, humo...
  • Evitar realizar ejercicio si el clima es frío y seco.
  • Calentar antes de empezar a realizar cualquier actividad física.


Además de esto, existen deportes menos propensos que otros a provocar ataques de asma.

Entre los mejores deportes para personas con asma se encuentran:

  • La natación.
  • Ciertas disciplinas del atletismo (lanzamientos y carreras de velocidad).
  • La gimnasia.
  • La musculación.
  • Otros deportes de corta duración que no supongan un esfuerzo demasiado prolongado.
Los menos recomendados, son los deportes de larga duración como las carreras de resistencia, fútbol, baloncesto, hockey... deportes que a pesar de estar menos recomendados, no significa que estén prohibidos. Con una correcta adaptación y tomando las precauciones mencionadas antes pueden practicarse perfectamente.

Otro problema relacionado con el asma


Un problema bastante grave que se puede dar con esta enfermedad, es la obesidad.

Si bien es cierto que no hay estudios que relacionen directamente una enfermedad con otra, en muchos casos están relacionadas de forma indirecta.

obesidad
Como mencioné al principio, muchos niños e incluso los padres, utilizan el asma como excusa para no realizar ninguna actividad física (ni en el colegio ni en actividades extraescolares) y esto, unido a que desde hace un tiempo la alimentación, tanto en adultos como en niños se cuida mucho menos, provoca bastantes casos de sobrepeso y obesidad.

En un estudio se compara un grupo de niños con esta enfermedad y un grupo de niños completamente sanos, para evaluar la cantidad de actividad física que realizan. 

La cantidad de actividad física realizada es similar y no existe ningún problema relacionado con la enfermedad ya que está controlada.

Lo que se detectó en otro estudio, es que durante el horario escolar y las clases de educación física, la actividad de los niños con asma era menor a pesar de tener la enfermedad controlada.

Si además de tener asma, los niños por falta de actividad llegan a tener obesidad tendrán sin duda bastantes problemas respiratorios ya que a esta enfermedad, tendremos que añadirle algunas derivadas de la obesidad que también afectan al sistema respiratorio.
  • Disnea. Falta de aliento o dolor al respirar.
  • Apnea del sueño. La respiración, se bloquea repetidamente durante el sueño debido a que las vías respiratorias se bloquean.
  • Hipoventilación durante el sueño. Durante el sueño, la presión que ejerce todo el peso sobre el pecho, no deja que la persona reciba suficiente oxígeno.
Si tenemos en cuenta que una persona con asma ya tiene problemas para respirar, no hay duda de que añadiéndole alguno de estos factores, sufrirá graves problemas de salud y seguramente algún que otro susto.

¿Cómo pueden convivir el ejercicio y asma?
  • Utilizan un broncodilatador 15 minutos antes del ejercicio.
  • Realizar siempre un calentamiento de muy baja intensidad.
  • Tener siempre en cuenta la sensación de disnea para detener el ejercicio y descansar.
  • En un gimnasio, evitar aguantar el aire durante una serie. (Maniobra de Valsalva)
  • Durante el ejercicio cardiovascular, empezar durante las primeras semanas con una intensidad 4-5 sobre 10. Se irá aumentando el tiempo y la intensidad progresivamente y sin prisa.
  •  Evitar ejercitarse en condiciones de frío o humedad extrema.
¿Qué beneficios aporta realizar ejercicio si se tiene asma?
  • Mejora la capacidad respiratoria y cardiovascular.
  • Mejora la resistencia física.
  • Mejora la composición corporal (regulación del peso).
  • Mejora el sistema muscular y esquelético.
  • Mejora la fuerza y funcionalidad de nuestro cuerpo.
  • Disminuye la falta de aliento y dolores al respirar.
Fuentes

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24556055
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26244098

4 comentarios:

  1. Hola David!

    Muy buen artículo. ^_^

    Ciertamente son muchas las reticencias de las personas que sufren de asma (o sus familiares), con respecto a la práctica deportiva de forma regular y controlada.

    A menudo se piensa que el esfuerzo físico puede desencadenar o agravar un cuadro de asma; sin embargo, la práctica regular de actividad física moderada puede, como bien apuntas en el post, servirles para atenuar los ataques tanto en frecuencia como en intensidad. Lo más importante es tener en cuenta que hay que tomar una serie de medidas de precaución antes de desarrollar nuestra actividad para evitar sustos.

    Así que non hay excusas para no realizar actividad física teniendo asma. He visto atletas tomar sus bronquio-dilatadores un rato antes de la competición y han rendido a un nivel extraordinario. ^_^

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jesús!

      Pues si, es algo triste pero cierto, por una razón u otra, muchas veces la gente hace responsable de sus problemas de mala forma o sobrepeso a esta enfermedad cuando, tomando estas precauciones es muy muy raro que haya complicaciones.

      Sin ir más lejos, como ya dije antiguos compañeros compitieron a nivel de España e incluso Europeo teniendo asma así que como bien dices, no hay excusas.

      Un saludo!

      Eliminar
  2. Hola David,
    soy asmástica ... de esas que suben un par de escaleras y se asfixian gggrr. Es cierto que se debe practicar deporte con esta enfermedad porque así se fortalecen los pulmones y se puede lograr que las crisis no sean tan intensas. ¡¡No hay excusas!! pero cada uno debe encontrar su deporte.
    En mi caso, te diré, que tengo super prohibido por mi alergólogo la natación, a pesar de que este deporte es buenísimo para los asmáticos. Tampoco me falta motivación para practicarla, es muy deporte favorito ¿Entonces? es por el cloro de las piscinas. Me mata. Desgraciadamente las de agua salada son algo exótico todavía.
    De salir a correr me olvido, ya he tirado la toalla. Me pongo malísima aun pegándole un chute al inhalador antes de empezar la carrera.
    Sin embargo, montar en bici me va fenomenal y no me afecta ni el frío en invierno cuando salgo a dar una vuelta.

    Muy bueno e interesante tu post. Besos

    ResponderEliminar
  3. Este post le puede servir a muchas personas con este problema. Muy completo y detallado. Te felicito David! has hecho un gran trabajo amigo

    ResponderEliminar