Foam Roller | ¿Qué es y cómo se utiliza?

Dejar un comentario
Una parte que en muchas ocasiones va de la mano con el deporte, es el dolor y las molestias musculares pero, como ya dije alguna vez, no puedes esperar obtener resultados si no estás dispuesto a sufrir y a sacrificarte un poco para conseguirlo.
Cuando llegas a este punto puedes hacer dos cosas, rendirte e irte a casa o centrarte en lo que quieres conseguir, aceptar el dolor y continuar.

En esta ocasión os quiero presentar un artículo que llegado el momento nos ayudará entre otras cosas a reducir e incluso eliminar este dolor y molestias musculares, el foam roller.

¿Conoces ese momento en el que notas dolor y rigidez en alguna zona de tu cuerpo pero no llega a ser una lesión? La reacción más común es ir al fisio pero, con el foam roller podemos evitar gastarnos una buena cantidad de dinero en masajes ya que, podemos conseguirlo por un precio de 20-30 euros y eliminar de forma efectiva estos síntomas.
¿Qué es y que beneficios nos aporta?

El foam roller es un rodillo de goma que nos permite realizar una auto liberación miofascial, utilizando nuestro peso corporal para controlar la presión y rodar sobre el rodillo. Cada vez se incluye más en las rutinas de entrenamiento por todos los beneficios que nos aporta.
  • Prepara los tejidos para el entrenamiento.
  • Reduce la tensión y rigidez muscular.
  • Reduce el acortamiento de los distintos tejidos (músculos, tendones y ligamentos), mejorando el rango de movilidad de las articulaciones.
  • Aumenta la flexibilidad.
  • Puede evitar contracturas y lesiones musculares.
  • Mejora la irrigación sanguínea y el intercambio de nutrientes.
Por otro lado, el foam roller está contraindicado en caso de lesiones, tanto actuales como recientemente superadas y en problemas de circulación sanguínea.
Personalmente, desde que lo utilizo, las molestias y los dolores que sufría después de los entrenamientos se vieron prácticamente eliminados, la tensión en la espalda baja reducida en gran medida y la flexibilidad aumentada ligeramente.
¿Cuándo  y cómo se utiliza el foam roller?

Dependiendo el tipo de entrenamiento que vamos a realizar, el foam roller se puede utilizar antes de la sesión, al finalizar la sesión o ambas.
  • A modo de calentamiento porque aumenta la movilidad articular y la circulación sanguínea
  • Al finalizar el entrenamiento para eliminar esa tensión que se haya podido generar durante la sesión.
Antes de nada, es importante aclarar que no debe utilizarse directamente sobre articulaciones y zonas lesionadas o recientemente recuperadas como ya mencioné anteriormente.


En cuanto a su utilización, es muy simple, sitúas la zona corporal deseada sobre el foam roller y te deslizas rodando sobre él durante 30-60 segundos. Esta zona puede ser prácticamente cualquiera como por ejemplo la espalda, glúteos, cuádriceps, gemelos... o como muchos sufren y es el caso de esta imagen, el tensor de la fascia lata.

Con nuestro propio peso corporal, podemos controlar la cantidad de presión que queremos utilizar pero, ten en cuenta que no se trata de machacar la zona hasta sentir dolor, si no de masajear y liberarla de tensión o molestias.

Durante el recorrido notaréis uno o distintos puntos de presión en los que notaréis una mayor molestia. En estos puntos, dejad de rodar y mantener la presión unos 10-20 segundos y luego continúa rodando lentamente.

Prácticamente desde el primer uso, notaréis la musculatura más relajada y con el tiempo se verán reducidos los dolores y aumentada la movilidad articular y flexibilidad. Algo realmente extraordinario teniendo en cuenta que se puede adquirir fácilmente y por un precio muy económico para la utilidad que tiene y se le puede llegar a dar. 
Es uno de esos artículos, que recomiendo comprar e incluir en nuestras rutinas de entrenamiento siempre que sea posible.

0 comentarios:

Publicar un comentario