Obesidad infantil #2

Dejar un comentario
En esta entrada voy a continuar con el tema de la obesidad infantil pero desde el punto de vista deportivo, de lo que ya hablara en otra entrada pero tratándolo desde el punto de vista de la alimentación. Podéis verla aquí

Como ya dije en la anterior entrada, este es un problema que afecta cada vez a más niños, principalmente en los países desarrollados debido a la mala alimentación y a que mantienen una vida sedentaria.



Entonces… ¿qué podemos hacer desde el ámbito de la actividad física?


ninos-jugando.jpgLo primero, es buscar una actividad que al niño le guste, como puede ser fútbol, baloncesto, patinaje, atletismo, natación… cualquier deporte. Es importante que recordéis que tiene que gustarle al niño, no porque a vosotros os guste el fútbol el niño tiene que jugar al fútbol, haciendo eso lo único que se consigue es que le coja manía al deporte y lo deje. Alguna vez le tengo preguntado a los niños, “Os gusta este deporte?”, su respuesta era no, y se les notaba en la cara. “Entonces porque estas aquí?”, y su respuesta es, porque mi mamá me obliga a venir. Esta, es una de las principales causas de abandono. Cuando llegan a la adolescencia están tan cansados de hacer algo que no les gusta, que no quieren hacer nada.
Lo más recomendable para evitar esto y que el niño encuentre su deporte favorito es apuntarlo a actividades extraescolares donde practiquen un poco de todo, de esta manera el mismo va a decidir que le gusta más y se podrá apuntar a un deporte específico.


En el caso de que por lo que sea, el niño no pueda participar en algún deporte, es recomendable que cada día tenga al menos una hora de juegos activos o actividad moderada. Esto puede ser ir a jugar con otros niños al parque, salir de paseo con los padres, jugar a la pelota en el jardín… pudiendo dividirse en 3 o más sesiones diarias si es necesario.


Con esto conseguiremos que el niño queme al menos entre 6 kcal y 8 kcal * Kg * día, lo recomendado para niños, que como ya dije en la otra entrada, se encuentran entre los 4 y los 12 años de edad aproximadamente.


Otro tema relacionado con la actividad física es el entrenamiento resistido o de fuerza, lo que siempre da lugar a esta afirmación: “Los niños si hacen pesas se quedan pequeños”. Es esto cierto o es otro de los muchos mitos que circulan por ahí?


Está demostrado que este es un método seguro y eficaz y, estudios científicos demostraron que no hay razones para creer que los niños crecen menos si practican entrenamientos resistidos.


Ahora bien, qué beneficios produce esto en los niños?


  • pesas niños.jpg
    Aumenta la densidad mineral ósea
  • Mejora la forma física cardiovascular
  • Mejora la composición corporal
  • Desarrolla las destrezas motoras
  • Disminuye los niveles elevados de lípidos en sangre


Como consecuencia de estos beneficios, los niños suelen destacar más en los deportes en los que se requiere fuerza y explosividad, lo que le lleva a ser mejores y a querer seguir practicando ese deporte. A todos nos gusta ganar verdad? Pues a los más pequeños también.


Dicho todo esto, es necesario añadir que no podéis soltar al niño en un gimnasio como si fuera un patio de recreo. Para llevar a cabo estos entrenamientos, es necesario contar con la ayuda de un profesional, que esté atento todo el tiempo, tenga paciencia y le enseñe la técnica correcta, ya que sí, es bueno este método pero si se realiza con la ayuda de un profesional que tenga los conocimientos necesarios para ayudarle y presentarle esta actividad en forma de juegos o algo divertido para el niño.

0 comentarios:

Publicar un comentario