El autismo y el ejercicio físico

Dejar un comentario
Durante estos días, estuve investigando un poco sobre un tema, el autismo y el ejercicio físico.

Después de traducir, leer y comparar varios estudios e investigaciones sobre este tema, llegue a las siguientes conclusiones y datos que tienen en común todos ellos.


Todos estos estudios, (el más reciente es del 2014) sugieren que cuando se incrementa el ejercicio físico, se ve mejorada la salud física, el funcionamiento intelectual, la percepción, el comportamiento, el afecto y la personalidad. Estos estudios encontraron también que los estudiantes con discapacidades, en la mayoría de los casos se pueden incluir con éxito en las clases de educación física con el apoyo adecuado.

En esos estudios se utilizaron distintos medios para realizar el ejercicio: correr, nadar, ejercicios en el agua, patinar, tonificación, peso libre… y en todos ellos se informa sobre una mejora en…

-El comportamiento: mayor atención, menor agresividad y reducción en las autolesiones.
Reducción de la estereotipia (movimientos, posturas o voces repetitivos o ritualizados sin un fin determinado. Las estereotipias pueden ser movimientos simples como el balanceo del cuerpo, o complejos como las autocaricias, el cruzado y descruzado de las piernas o la marcha en el sitio) y la autoestimulación.

-El ámbito intelectual y académico: La realización de ejercicio físico antes de realizar una tarea tuvo como resultado una mayor concentración, un mayor tiempo dedicado a ella y un porcentaje más elevado de acierto además de una mejora del comportamiento en el aula.

-Las aptitudes físicas y la salud: Mejoras en la resistencia o la fuerza, coordinación, equilibrio, posicionamiento espacial… resultado de la práctica del ejercicio.

-Visión positiva del ejercicio: Aumenta el tiempo que le dedican al ejercicio.

De todos esos estudios llegue a otra conclusión, la duración del ejercicio en prácticamente todos los estudios e investigaciones es de 10 minutos a 20 minutos y puede ir aumentando según vayan respondiendo positivamente. 

También hay estudios que indican que esta mejoría se hace más notable utilizando ejercicios individuales y no grupales aunque otros ni lo mencionan, por lo que esto es algo que no todos estan de acuerdo o al menos no lo reflejan.

Desde mi punto de vista y según estos estudios,  creo que es bueno que desde niños empiecen con ejercicios básicos como correr, actividades acuáticas, bolos, canasta, equilibrio… actividades rutinarias que pueda aprender fácilmente entre 10 minutos y 20 minutos al día y, según vayan creciendo y mejorando ir añadiendo ejercicios más complejos como pueden ser flexibilidad, tonificación, peso libre… en los que necesitan prestar una mayor atención a lo que están haciendo.

En cualquier caso antes de iniciar el ejercicio hay que explicarle bien que es lo que estamos haciendo y crear una rutina y, en el caso de niños muy pequeños, presentar el ejercicio adaptado para que a sus ojos, sea un juego.



0 comentarios:

Publicar un comentario